PUTTAPARTI: LA CIUDAD INDIA DEL ÚLTIMO ‘AVATAR’

Hasta hace pocos años, un hombre con una melena afro, largas túnicas de color azafrán y una permanente sonrisa resucitaba muertos, curaba enfermos o materializaba de la nada anillos, relojes y collares de oro. Esto que parece de ciencia ficción atrajo durante muchos años a millones de personas a una pequeña ciudad del sur de la India, llamada Puttaparti. Allí nació  en 1929 y falleció en el 2011 a los 84 años Sathya Sai Baba, quien se considera el último ‘avatar’ en la tierra o lo que es lo mismo, la encarnación terrestre de Dios y que cuenta con entre 50 y 100 millones de seguidores en más de 150 países. De ahí que su ciudad de origen,  en el Estado sureño de Andhra Pradesh, se haya convertido en un lugar de peregrinación. Ubicada a unos 100 kilómetros de Anantapur, Puttaparti es  un oasis en medio de la pobreza que asola esta zona del mundo, una de las más áridas del planeta.

Ello es gracias a las donaciones millonarias aportadas por los devotos de este gurú. Según el Gobierno indio, la fundación que lleva su nombre maneja 9.000 millones de dólares, lo que ha convertido Puttaparti en una ciudad lujosa con hospitales, universidad e institutos totalmente gratuitos.

Sin embargo, su vida se caracterizó por múltiples puntos oscuros que nunca se llegaron a aclarar y por los que nunca fue juzgado. Hubo decenas de acusaciones contra él de exdevotos por abusos sexuales a menores, al tiempo que en sus habitaciones se produjo la muerte de cuatro exfieles por parte de la policía. Pese a todo ello, Puttaparti sigue recibiendo cada año la visita de miles de personas de todos los continentes atraídos por el mensaje “de amor” del ‘hombre Dios’, quien prometió regresar a la tierra en el 2030 encarnado en otra persona.

No hay esquina, ni establecimiento en Puttaparti en el que no haya un cartel o un cuadro del gurú más famoso de la India, quien al igual que pregonaba cuando estaba vivo, su presencia es omnipresente en esta pequeña ciudad de poco más de 12.000 habitantes.

Hasta finales de los años 60, Puttaparti no se diferenciaba mucho de cualquier aldea rural del sur de la India, desconocida para la gran parte de la población mundial y cuyos habitantes vivían en chozas de barro. Si bien algo estaba a punto de cambiar tras la inauguración el 23 de noviembre de 1950 del mayor Ashram (retiro religioso) del mundo.

Gracias al movimiento hippie que había en aquella época, comenzaron a acudir cada año miles de personas para conocer de primera mano a quien consideraban una encarnación de la trinidad hindú, quien mantenía entrevistas personales con muchos de sus fieles, entre los que se encontraban  los exprimeros ministros indios Indira y Rajiv Gandhi, así como Atal Behari Vajpayee y P.V. Narasimha Rao, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, la Reina de Bélgica, la duquesa de York, Sarah Ferguson, el exbeatle, George Harrison, el astronauta Neil Amstrong y el actor norteamericano Steven Seagal.

CURAR ENFERMOS Y RESUCITAR MUERTOS

DSC_0035.JPG

Tan ilustres visitas venían atraídas por los ‘milagros’ de Sai Baba, quien aseguraba curar a enfermos, resucitar muertos, así como materializar cenizas sagradas u objetos, como anillos, collares y relojes que se sacaba de la boca y  luego regalaba a sus devotos en las entrevistas privadas que mantenía con algunos de ellos.

Ante la masiva llegada de fieles, muchos de ellos multimillonarios, para ser testigos de estos hechos, ‘Swami’ como se hacía llamar el gurú, decidió construir un aeropuerto en el mismo Puttaparti en el que solo aterrizaban aviones privados de grandes personalidades.

Esta gran infraestructura no es lo único que choca al visitante de Puttaparti, sino que la ciudad dispone de unos espléndidos edificios públicos, que contrastan con la pobreza arquitectónica de los pueblos de alrededor, hasta el punto de que parece otro país.  Entre las infraestructuras, destacan cuatro hospitales, una universidad y un planetario.

El edificio más emblemático es la escuela de música inaugurada en el 2001, cuya fachada está formada a partir de diferentes instrumentos musicales a tamaño gigantesco, como guitarras, tambores o trompetas.

DSC_0020.JPG

HARD ROCK CAFÉ ‘ROBA’ SU LEMA A SAI BABA

Precisamente, el cofundador de Hard Rock Café, Isaac Burton Tigrett, donó 20 de los 67 millones de dólares que costó este centro sanitario convirtiéndose así en uno de los principales donantes que ha tenido Sai Baba. Tigrett relató que en 1974, dos años y medio después de crear la citada cadena de establecimientos, viajó a la India en busca de un gurú que diera respuesta a sus necesidades espirituales. Fue en un hotel de la localidad india de Aurangabad, donde vio una foto de Sai Baba, a través de la cual, según señaló, el ‘hombre Dios’ le llamó para conocerle personalmente. Así que se trasladó al ashram de Whitefield, en Bangalore, donde Sai Baba le dijo que le estaba esperando y que tenían muchas cosas que hacer juntos. Sin embargo, pese a que el cofundador de Hard Rock Café visitó en varias ocasiones Puttaparti, no fue hasta 15 años después cuando el gurú se volvió a dirigir a él y fue cuando decidió donar 20 millones de dólares. Se da la circunstancia de que en uno de los viajes, Tigrett vio en la pared de una cantina uno de los mensajes de Sai Baba: ‘Ama a todos. Sirve a todos’, por lo que decidió ‘robarlo’ como lema para su cadena de restaurantes.

ABUSOS SEXUALES A MENORES

No obstante, la vida de Sai Baba tiene un lado oscuro que la justicia no esclareció. Se trata de las numerosas denuncias de abusos sexuales a menores que han hecho en los últimos años antiguos devotos que aseguran haber sufrido estas prácticas por parte del gurú.

La embajada estadounidense en Nueva Delhi llegó a dar credibilidad a estos testimonios, de forma que advirtió en su página web a sus ciudadanos que pensaban viajar al Estado de Andhra Pradesh de la existencia de un “líder religioso local” que ha sido denunciado por dedicarse a una “conducta sexual inapropiada” con jóvenes varones devotos.

Precisamente, una de estas denuncias procedía de un fiel de EEUU, llamado Alaya Rahm, que tuvo repercusión mundial, después de que la BBC emitiese en el 2004 un reportaje titulado ‘El secreto de Sai Baba’. Rahm, siendo menor de edad, había visitado en varias ocasiones Puttaparti, dado que sus padres eran unos acérrimos devotos de Sai Baba, quien le invitaba a entrevistarse con él en su despacho. Allí, según relata en el documental, le hacía tocamientos y le obligaba a practicar sexo oral, bajo la amenaza de que si no hacía lo que él le decía, su vida estaría “llena de dolor y sufrimiento”. En 2006, Rahm presentó una denuncia contra la organización de Sai Baba en los tribunales de California, aunque no fue admitida.

Otro de los casos famosos fue el denunciado por el actor sueco Conny Larsson, quien confesó que había sido violado por Sai Baba, lo que provocó el cierre en Suecia de la organización Sai, así como de una escuela financiada por este movimiento.

Todas estas denuncias a las que, gracias a Internet, se sumaron muchos exdevotos que decían haber sido víctimas de abusos cuando eran menores, no tuvieron ningún reflejo judicial, pese a que llegaron a contactar con el FBI y la Interpol.

Un exvoluntario del servicio de seguridad del Ashram Hari Sampath solicitó a la Corte Suprema de la India que pidiera una investigación al gobierno de este país, para que comprobara si muchos menores y jóvenes estudiantes indios habían caído también en las garras de Sai Baba, teniendo en cuenta que, al menos, una veintena de niños le habían confesado que habían sufrido abusos.

DSC_0008.JPG

ASESINATOS EN EL ASHRAM

En este escenario, se produjo uno de los sucesos más truculentos que ha tenido lugar en el ashram  y que tampoco se ha esclarecido nunca. Sucedió el 6 de junio de 1993, cuando la policía asesinó a cuatro exdevotos de Sai Baba en una de las habitaciones del gurú. Los jóvenes, armados únicamente con cuchillos, habían entrado de madrugada con la intención supuestamente de asesinarle, si bien fueron descubiertos por un sirviente y el asistente personal de Sai Baba, a quienes mataron a puñaladas.

Sai Baba escuchó lo que estaba sucediendo y le dio tiempo a escapar. Los asistentes del gurú llamaron a la policía, que sin mediar palabra, entró en el cuarto en el que se escondían los cuatro exdevotos y los acribillaron a balazos. Una de las hipótesis que se barajó era que los cuatro jóvenes  habían sufrido abusos sexuales y pretendían matar a Sai Baba para impedir que siguiese haciendo lo mismo con otros menores.

Tras la muerte de Sai Baba, se desató una auténtica guerra entre su sobrino R.J. Ratnakar y el primo hermano del gurú, Ganapati Raju, quien en abril de 2012, acusó al primero, a través de una carta enviada al primer ministro de la India de malversar el dinero de las donaciones y saquear los diamantes y joyas de oro que atesoraba quien fue considerado el último avatar en la tierra. Concretamente, reveló que con el dinero de los donantes, se había comprado muchas propiedades, al tiempo que había evadido impuestos.  Pese a ello, la organización sigue recibiendo millones de dólares cada año procedentes de todo el mundo, aunque en junio de 2011, el Gobierno de la India decidió retirar 16 concesiones fiscales que había recibido el entramado, al tener dudas sobre la transparencia en la gestión de las donaciones.

ESPAÑOLES EN PUTTAPARTI 

A nivel mundial, hay 2.560 centros denominados Sai, de los cuales 15 están en España. El primero de ellos lo abrió Murli Harjani en las Palmas de Gran Canaria en 1968. Este indio, originario de Pune, fue el encargado de poner en marcha un segundo centro en Santa Cruz de Tenerife en 1975. Posteriormente, se trasladó a Madrid y luego a Barcelona, donde también inauguró sendos centros que aún hoy permanecen activos, con una asistencia de unas 50 y 100 personas a la semana, respectivamente.  Harjani calcula que en España, unas 500.000 personas conocen “bien” a Sai Baba, mientras que eleva la cifra a 100 millones a nivel mundial.

Según detalla, las reuniones de devotos se celebran los domingos, al tiempo que revela que una vez al año, se celebra un encuentro en Semana Santa entre todos los fieles de España, si bien este año acudirán en el puente del 1 de mayo a Milán, donde se halla el Centro Sai más grande de Europa. Por otra parte, Harjani desvela que unos 100 españoles residen de forma permanente en Puttaparti, donde él ha estado en tres ocasiones y pudo conocer personalmente a Sai Baba.  “Actuaba como humano y él era divino, si bien bajaba a nuestro nivel para que lo pudiéramos entender, aunque no podemos alcanzar su sabiduría, dado que tenemos una mente limitada, mientras que la suya es infinita por lo que sabía de todo y hablaba todos los idiomas del mundo”, sentencia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s