MSF: “EL MIEDO AL ÉBOLA PROVOCA QUE NO HAYA MÉDICOS TRATANDO ENFERMEDADES COMUNES, NI PARTOS EN SIERRA LEONA, LIBERIA O GUINEA CONAKRY”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó este viernes 12 de diciembre las cifras del  ébola. Desde que se conoció el primer caso de esta epidemia en diciembre de 2013 en Guinea, esta enfermedad ha dejado 6.583 muertos, mientras que se han contabilizado 18.818 casos, siendo los países más afectados Sierra Leona, con 8.069 casos, seguido de Liberia, con 7.765 y Guinea, con 2.354. En cuanto a la cifra de fallecidos, Liberia es el país que más ha sufrido este brote, con 3.222, mientras que a continuación se sitúan Sierra Leona, con 1.899 y Guinea, con 1.462.

Sin embargo, las consecuencias de esta enfermedad, que apareció por primera vez en 1976 con sendos brotes en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo), son mucho mayores. Así lo advierte el delegado de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Cataluña, Baleares y Aragón, Toni Luna, quien subraya que el ébola ha provocado un miedo atroz a contagiarse entre los profesionales sanitarios de los tres países más afectados, lo que se traduce en que “no haya médicos tratando enfermedades comunes, ni partos en Sierra Leona, Liberia o Guinea Conakry”.

“Está muriendo más gente en estos tres países por enfermedades curables, sobre todo, en Liberia, debido a que no hay estructura sanitaria y los médicos están muertos de miedo”, incide, al tiempo que señala que los pocos facultativos que se salvaron y no contrajeron el ébola no quieren ir  a sus centros de trabajo, porque no tienen protección, ni formación y no saben si una persona que acuda sudando tiene ébola o no”.

Así, recuerda que han muerto muchos médicos, por lo que ante tal situación “no se hacen intervenciones quirúrgicas, ni se atienden partos, ni pacientes de malaria”. Por ello, Luna apunta que MSF está destinando recursos humanos a tratar enfermedades curables, para lo cual ha montado estructuras sanitarias, sobre todo, en Liberia y Sierra Leona para evitar que el ébola provoque más muertes indirectas. De este modo, los médicos de esta organización están impidiendo que muchas mujeres mueran en el parto, tal como sucedía hasta ahora por no ser sometidas a cesarias, al tiempo que atienden patologías respiratorias, malarias y todos los problemas  de salud que sufren muchas personas tras haber finalizado la temporada de lluvias.

Luna lamenta que hay hospitales cerrados y centros de salud sin personal, debido a que todos los recursos sanitarios de estos países “se han estado dedicando al ébola y a nada más”. Por otro lado, recuerda que hasta ahora, MSF ha logrado curar a más de 1.700 pacientes de ébola de los  6.400 que ha tratado ‘in situ’ en África. De ellos, 4.000 dieron positivo de esta enfermedad. Mientras, avisa de que las cifras de muertes y de afectados  publicadas por la OMS son mucho mayores, ya que “hay muchas personas que se están muriendo en aldeas y no nos enteramos, porque no acuden a los centros de salud”.

“SITUACIÓN DESASTROSA”

El delegado de MSF en Cataluña, Baleares y Aragón, tacha de “desastrosa y totalmente desmadrada”  la situación en los tres citados países africanos, teniendo en cuenta que el ébola se ha extendido por las grandes ciudades y por zonas fronterizas “muy permeables y con mucha vida comercial”, lo que hace muy difícil controlar la epidemia. Pese a ello, censura que “no hay ni una reacción evidente en el terreno de países o gobiernos con capacidades para poder parar el brote, teniendo en cuenta que no hay una intervención decidida que ayude a organizaciones como MSF, que está desde el principio”.

“Falta mucho para controlar el ébola”, advierte Luna, quien reconoce que los gobiernos africanos están haciendo “lo que pueden”, teniendo en cuenta que son pobres y con estructuras sanitarias “destrozadas y sin recursos para hacer frente a una epidemia”. Así, apunta que MSF ha atendido al 80 por ciento de los casos que se han detectado, mientras que el resto eran derivados a los centros de salud de los respectivos países. Luna destaca que en los últimos meses ha empezado a llegar ayuda de algunos países, aunque “muy tímidas e insuficientes”, como el envío por parte de EEUU de 3.000 militares, algunos de ellos médicos, o la llegada de 200 facultativos de Cuba. En este sentido, recuerda que su organización está “harta” de insistir en que no sólo se envíe dinero, ya que lo que hace falta es personal sanitario cualificado y recursos para “atajar” la enfermedad.

20141211_175912

Concretamente, considera que países como España tienen equipos cualificados tanto en el ejército como en el cuerpo de bomberos para actuar ante cualquier amenaza química o biológica, por lo que, en su opinión, se podrían enviar a Sierra Leona, Liberia y Guinea para implantar sistemas de control de la epidemia.  “Mientras eso no ocurra, el ébola seguirá descontrolado, ya que por mucha gente que atendamos, si en la calle no se están haciendo tareas de control, seguimiento de casos, desinfección de las viviendas y gestión de los entierros,  el brote será muy difícil de parar”, recalca.

Así, Luna lamenta que hasta ahora, los médicos de MSF se han sentido “muy solos”, debido a que hasta ahora, no había ninguna otra organización en África tratando el ébola, si bien la epidemia es de tal envergadura que se ha necesitado apoyo externo. Por ello, esta ONG, que cuenta con 3.400 profesionales en Sierra  Leona, Liberia y Guinea, ha estado formando en Bruselas a personal de ejércitos y de otras ONG´s para que lleguen al terreno lo más formados posibles.  Precisamente, la OMS ha señalado que harían falta 5.000 profesionales sanitarios más en estos tres países para poner freno a la epidemia.

Por otra parte, el delegado de MSF estima que cuando los gobernantes actuales a nivel mundial se miren al espejo y evalúen su actuación contra el ébola, “les debería dar vergüenza por lo mal que lo están haciendo”, a causa de su “lenta y torpe acción que han tomado en los últimos meses”. “Desde este verano, estamos insistiendo en las Naciones Unidas y en Bruselas para que actúen, aunque hasta ahora hay bastante indiferencia y sólo nos preocupamos cuando un caso llega a nuestros países sin que nos demos cuenta de que hasta que no paremos el ébola en África, nos van a seguir llegando”, apunta.

“GOTEO” DE CASOS DE ÉBOLA EN ESPAÑA

De esta manera, augura que en los próximos meses, habrá un “goteo” de casos de ébola en España y en los países ricos, aunque “no hay que alarmarse, ya que se controlarán y, por tanto, no vamos a tener una gran epidemia, teniendo en cuenta que somos un país con capacidad para aislar y controlar esta enfermedad”.

Luna, que ha estado en Guinea Conakry, ha podido ser testigo de cómo el ébola está “rompiendo estructuras familiares y la confianza” entre las personas en un país donde la gente está acostumbrada a abrazarse y manifestarse afecto. “Ahora la gente  no se toca, ni se abraza y se crea un verdadero estigma y pánico” ante los pacientes infectados. Por esta razón, cada vez que se cura un enfermo de ébola, personal de MSF le acompaña a su comunidad y en medio de sus familiares y vecinos le abrazan y le besan para que todos vean que ha superado la  patología y que puede volver a hacer vida normal sin que nadie tenga miedo a contagiarse.

CENTRO DE TRATAMIENTO DE PACIENTES EN BARCELONA

20141211_192141

Para informar del trabajo que está haciendo esta organización en África, MSF instaló este viernes frente al Arco del Triunfo en Barcelona un centro de tratamiento de pacientes con ébola, al igual que los que hay en los tres mencionados países. De esta forma, se explica qué es esta enfermedad contra la cual no hay ningún tratamiento y cómo se contagia con el contacto directo con los fluidos corporales de la persona enferma o materiales contaminados por ésta.

Asimismo, muestra el vestido de protección biológica, mediante el cual no queda expuesto ni un milímetro de piel. Para ponérselo, MSF detalla que los profesionales sanitarios se organizan siempre en parejas para asegurarse que nadie cometa errores o se desmaye debido al calor o al cansancio.

En el citado centro también se puede observar las camillas en las que los pacientes son tratados, así como el material que MSF dio a cientos de personas para que pudieran protegerse de la enfermedad y tratar en casa a los familiares contagiados, debido al colapso que sufrieron muchos centros sanitarios.  Por otra parte, se muestra en un video la historia de Mamadee, el niño de 11 años que logró derrotar al ébola y animar con sus bailes a los pacientes que también sufrían esta enfermedad en el centro de MSF en Foya (Liberia).

Finalmente, quienes visitan este centro en Barcelona, pueden dejar la huella de sus manos con pintura de distintos colores en unos paneles blancos, que simulan un muro del centro de atención que esta organización tiene en la capital de Liberia, Monrovia,  donde las personas que se curan de ébola dejan la huella de sus manos pintadas.

Esta muestra itinerante, que permanecerá en Barcelona hasta este domingo 14 de diciembre, se desplazará a Bilbao (del 15 al 18 de enero), a Vigo (del 22 al 25 de enero), a Zaragoza (del 5 al 8 de febrero), a Sevilla (del 19 al 22 de febrero) y a Madrid (del 5 al 8 de marzo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s