ANTOLOGÍA FOTOGRÁFICA INÉDITA DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES AFGANAS

Los periodistas Mónica Bernabé y Gervasio Sánchez unen fuerzas en el libro ‘Mujeres. Afganistán’

“El burka no es el peor problema al que se enfrenta la mujer en Afganistán, sino la violencia que sufre en el seno de su familia”, aseguran los periodistas Mónica Bernabé y Gervasio Sánchez. Ambos han sumado su amplia experiencia en este país asiático para escribir el libro ‘Mujeres.Afganistán’, de la editorial Blume, que ha sido presentado en Barcelona, Zaragoza, Madrid y, por último, en Vitoria.

Se trata de una antología fotográfica inédita de la violencia endémica que sufren las mujeres afganas. Sánchez, un experimentado periodista freelance, que entró por primera vez en este país en 1996 y al que ha regresado en diversas ocasiones, se ha encargado de las fotos, mientras que los textos han sido escritos por Bernabé. Es la única periodista española que ha vivido en Afganistán de manera permanente durante los últimos ocho años escribiendo sus crónicas para el diario El Mundo.

En principio, iban a tardar dos años en elaborar el libro, que viene acompañado de una exposición de fotografías y que ha sido financiado por el Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, el proyecto se prolongó durante seis años ante la dificultad de conseguir determinadas imágenes, dado que había que pedir permisos en cárceles, casas de acogida o incluso a los propios maridos de niñas que cuadriplicaban la edad de éstas.

El resultado es una obra que huye de la “visión de postal de Afganistán de mujeres con burka”, subraya Sánchez, quien recalca que las historias tienen “nombre y apellidos”.

Como Samila, una mujer pobre que vive con sus hijas en Mazar al Sharif y que fue obligada a casarse forzosamente cuando sólo tenía 12 años de edad con un hombre de 50 años. Estos matrimonios son muy habituales en Afganistán, pese a que en el 2004 se aprobó una Constitución en la que se prohíben las bodas con menores de 16 años y los matrimonios forzosos. No fue fácil lograr que el marido también posara en la fotografía, sino que hubo que esperar tres años para que diera su consentimiento, según recuerda Sánchez.

Otra de las imágenes refleja a una niña de 13 años en una casa de acogida de Herat, adonde llegó tras un matrimonio forzoso. Mónica Bernabé señala que es habitual que las familias entreguen a sus hijas a hombres siendo muchas de ellas menores de edad. “En Afganistán no es obligatorio ni el registro de matrimonios, ni el de nacimientos, por lo que la mayoría de personas no saben ni qué edad tienen, de modo que es muy difícil hacer cumplir la Ley de no casarse antes de los 16 años”, apunta.

En una de las fotos inéditas aparecen varias chicas jóvenes mirando a cámara vestidas con trajes occidentales sin mangas mientras participan en la celebración de una boda. Esto hubiese sido imposible durante el régimen talibán, comprendido entre 1996 y 2001. Bernabé revela que en las bodas, son los hombres los que deben hacer un gran esfuerzo económico, debido a que deben pagar una dote a la familia de la novia, que alcanza, en ocasiones, los 5.000 euros. Por ello, consideran que la mujer es de su propiedad y hacen con ella lo que quieren, lo que conlleva situaciones de maltrato. La periodista subraya que es normal, por tanto, que la novia no sonría durante la boda, sino que en la mayoría de las veces está a punto de llorar, teniendo en cuenta que “esa noche va a ser violada por su marido, al tiempo que va a vivir en la casa de su familia política”, donde suele sufrir malos tratos por parte de su suegra.

ÚNICO PAÍS CON MÁS SUICIDIOS DE MUJERES

Gervasio Sánchez

Una de las consecuencias de estos matrimonios forzosos y de la violencia que se ejerce sobre las afganas son los suicidios. Precisamente, Afganistán es el único país en el mundo en el que los suicidios de las mujeres superan al de los hombres. Para quitarse la vida, suelen ingerir opio o matarratas. Solo en el pasado mes de mayo, según desvela Bernabé, en un único hospital de Kabul se registraron entre 30 y 40 casos de suicidios, la mayoría de jóvenes de entre 14 y 22 años. Uno de los métodos a los que recurren algunas mujeres es quemarse a lo bonzo, aunque lo suelen hacer más para llamar la atención de su situación de violencia que para quitarse la vida. Sin embargo, son muchas las que no sobreviven, tras rociarse gasolina en la tripa y encenderla con fuego.

Uno de estos casos retratados por la cámara de Gervasio Sánchez es el de Jamila, una joven de 17 años, embarazada de dos meses y que se había casado de manera forzosa hace siete meses. El fotoperiodista tuvo acceso al hospital de Herat, donde sacó una foto a la joven cuando se debatía entre la vida y la muerte, tras quemarse a lo bonzo. Las siguientes imágenes son de la misma chica, si bien cuando sus familiares velan su cuerpo inerte, tras no haber sobrevivido a las graves quemaduras. Bernabé destaca que el suicidio es una deshonra para la familia que suele negarlo apuntando que todo ha sido fruto de un accidente doméstico tras quemarse mientras cocinaba. Sin embargo, las pruebas delatan a las víctimas, debido a que llegan al hospital con olor a gasolina, mientras que en Afganistán se cocina con gas o leña.

La situación de las mujeres en este país tampoco es fácil para las clases más privilegiadas, que han tenido la oportunidad de estudiar. Uno de los casos retratados es el de la exdiputada del Parlamento afgano Azita Rafaat, quien precisamente estuvo en Madrid el pasado 4 de noviembre durante la presentación de este libro. Rafaat fue obligada por su padre a casarse con su primo hermano, que era un campesino analfabeto, quien, además, ya tenía una mujer y una hija. Sin embargo, esta primera mujer no se quedaba embarazada de nuevo y él ansiaba tener un hijo varón para que le cuidara cuando fuese mayor, tal como es tradición en este país. Sin embargo, su nueva mujer tampoco tuvo ningún hijo, sino cuatro hijas. Ante tal circunstancia, decidieron vestir a una de ellas como un chico confiando en que de esta manera, Dios se apiadará de ellos y tendrán por fin un hijo, tal como hacen muchas familias que no tienen niños. En una de las fotos del libro, aparece el hombre, acompañado de sus dos mujeres y de sus cinco hijas, si bien una de ellas está vestida como un chico y tiene el pelo corto.

Pese a todo, Afganistán también ha experimentado avances en los últimos años, como la escolarización de las niñas, a partir de los 7 años. Otra de las mejoras ha sido que tienen libertad para practicar algunos deportes, tal como reflejan varias fotografías en las que se ve a varias mujeres jugando al fútbol o practicando boxeo.

Afganistán 4

“EL BURKA NUNCA HA SIDO EL PROBLEMA DE LAS MUJERES”

Aunque todas estas fotografías sirvan para concienciar a nuestra sociedad, Mónica Bernabé es tajante: “Ni este libro ni la exposición van a ayudar a cambiar la situación de las mujeres en Afganistán y lo digo totalmente convencida, aunque sea duro”. Además, insiste en que le gustaría que la gente de occidente saliera con la idea bien clara de que el burka “no es el problema de las mujeres afganas ni nunca lo ha sido, sino todo lo contrario, ya que les permite una protección al facilitarles el anonimato mientras andan por la calle”.

Por otro lado, lamenta que tras ocho años en este país, no ha encontrado a ninguna mujer que no sufra violencia en el seno de su familia. Es tal la “brutalidad” que sufren en sus domicilios, que la periodista llega a decir que las restricciones que sufrieron las mujeres durante el régimen talibán se quedan en una “simple anécdota”.

“Firmaría para que regresasen las restricciones de los talibanes y desapareciera la violencia que sufren las mujeres dentro de la familia”, asevera, a la vez que estima necesario un “cambio de mentalidad, ya que, al igual que ha sucedido en España, no podemos esperar que la situación cambie en una o dos décadas, sino que es un tema de generaciones y de una evolución social”. No obstante, reconoce que una de las “trabas” para este cambio de mentalidad es el hecho de que el 80 por ciento de las mujeres afganas es analfabeta.

Afganistán 1

Las culpas no solo se quedan en casa, sino que Bernabé cree que la comunidad internacional, incluido el Gobierno español, tiene una “responsabilidad brutal” de lo que ocurre hoy en día en este país. En esta línea, denuncia que se ha estado financiando a un Ejecutivo afgano, que ha permitido la “impunidad generalizada”, debido a que no sólo no se cumplen, sino que se “violan” las leyes aprobadas sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres. “Durante los últimos 13 años en los que Afganistán ha recibido un montón de dinero, se ha perdido una oportunidad de oro para revertir la situación de la mujer, que es el último mono en la sociedad afgana”, lamenta.

Concretamente, censura que los talibanes son “uno de los malos de la película, pero hay otros malos que son los señores de la guerra y que están en el poder gracias al apoyo de la comunidad internacional”.

“PERIODISMO PURO”

Por su parte, Gervasio Sánchez admite que, a pesar de estar acostumbrado a trabajar en solitario, este trabajo documental no lo hubiese podido hacer sin Bernabé. Además, incide en que detrás de cada historia hay “muchísimo dolor”, por lo que reconoce que ha recibido “golpes durísimos” retratando los casos de violencia que sufrían mujeres y niñas. Finalmente, recalca que esta obra es un ejemplo de “periodismo puro y no comprometido”, dado que “no vamos a resolver nada de la vida de las afganas, ni trata de dar lecciones a nadie”.

El libro, cuyas fotos fueron sacadas entre 2010 y 2014, concluye con 75 retratos de mujeres de distintas etnias con fotografías de seres queridos que están desaparecidos o han sido asesinados en los distintos periodos de guerra en los últimos 35 años en Afganistán.

Mónica Bernabé y Gervasio Sánchez firman ejemplares de su libro en Vitoria

Mónica Bernabé y Gervasio Sánchez firman ejemplares de su libro en Vitoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s