La formación comienza a erradicar el analfabetismo en Yerraguntapalli

Al sur de la India, hay pueblos como Yerraguntapalli, donde debido a las castas bajas de sus habitantes, aún perdura el analfabetismo entre los adultos, si bien la formación comienza a hacerse un hueco entre los más jóvenes, poniendo fin así al aislamiento social de una población dedicada mayoritariamente a la agricultura y ganadería. Esta pequeña aldea, situada a 140 kilómetros de Anantapur y a 100 de Bangalore, alberga una escuela de refuerzo construida en 2010 por la Fundación Vicente Ferrer, gracias a la aportación altruista de una empresa catalana, llamada Publimedia Informática Interactiva S.L., que en su día recaudó entre sus trabajadores y socios alrededor de 8.000 euros.

En este colegio, de una sola planta, ubicado en un lugar recóndito de la India al que se llega por carreteras con mil baches, se imparten clases de refuerzo durante dos horas por la mañana y dos horas por la tarde a 33 niños de Primaria (16 chicos y 17 chicas), al tiempo que en este pueblo también estudian Secundaria 38 menores (23 chicos y 15 chicas). Además, 8 menores (6 chicos y 2 chicas) estudian Bachillerato, mientras que dos chicos y una chica realizan un grado y cuatro jóvenes (dos chicos y dos chicas) estudian ingeniería.

Todos estos jóvenes suponen un halo de esperanza para esta alejada población en la que viven 70 familias, de forma que en total, residen 640 personas (350 hombres y 290 mujeres). Debido a la extrema pobreza en la que viven, la Fundación también construyó 24 viviendas para las familias más desfavorecidas. Los ciudadanos sobreviven como pueden, por lo que durante la mayor parte del año trabajan en el campo, mientras que aprovechan las vacaciones escolares de sus hijos para emigrar a otros pueblos, donde trabajan durante dos meses en la construcción o en los hoteles.

Hace cinco años, un autobús conducía a los niños al colegio público, situado a unos 8 kilómetros de esta zona, si bien debido a su alto precio, las familias prefirieron llevar a sus hijos en los rickshaws, una especie de moto con un pequeño techo y por el que en este lugar solo pagan los padres, mientras que sus hijos pueden viajar gratis durante los 8 kilómetros que les separa de la escuela de Secundaria, situada en Rapandu.

Los líderes de este pueblo consideraron que era necesario construir una escuela de refuerzo en el que se impartieran clases de inglés, sociales, ciencia, matemáticas, inglés y Telugu (lengua oficial de Andhra Pradesh). En esta escuela hay un maestro, llamado P.Siva Sankar, que trabaja desde hace doce años en este lugar y que una vez al año, recibe una formación de la Fundación para poder dar las clases. Si el alumno saca buenas notas tras finalizar Secundaria, esta organización fundada por Vicente Ferrer le ayuda a sufragar sus estudios de Bachillerato en un centro privado y la carrera universitaria durante cuatro años.

En periodo vacacional como el actual, también se imparten clases cada día de 18.30 a 22.00 horas para que los menores no pierdan los conocimientos adquiridos durante el año.

Al estar tan alejada esta aldea de cualquier punto más o menos habitado y ante la falta de un hospital cercano, se ha seleccionado entre los habitantes del pueblo a un trabajador sanitario, que tras recibir un mes de formación, se dirige casa por casa para suministrarles pastillas, en caso de enfermedades leves o les acompaña a un centro sanitario cercano. Si la enfermedad es grave, acompaña a la persona afectada al Hospital de Bathalapalli. Asimismo, este profesional sanitario es el encargado de ofrecer ayuda a las mujeres embarazadas y lactantes, al tiempo que es responsable del programa para evitar la malnutrición. Concretamente, ofrece huevos duros y papilla de cereales, tanto a las embarazadas, como a los menores de cuatro años y personas mayores con enfermedades crónicas.

Otro de los programas que se llevan a cabo en Yerraguntapalli es la formación de costurera de hasta seis meses, dirigida a las mujeres, así como la construcción de pozos y aspersores para que los agricultores puedan cultivar sus campos. Al igual que en otros pueblos, en éste también hay niños apadrinados, concretamente, 65 (32 chicos y 33 chicas).

Imagen

Toda esta información me la dio el jefe del área de Educación en Yerraguntapali, llamado Mallikarjuna, durante la visita que hice a esta escuela con Verónica, una chica catalana que visitaba la Fundación Vicente Ferrer, no sólo para conocer a su niña apadrinada, sino también para ver ‘in situ’ la escuela que se ha construido, gracias a la aportación económica de la empresa en la que trabaja.

Tras más de dos horas y media de trayecto por unas carreteras sinuosas, nos recibieron en la puerta varias decenas de niños, acompañados de sus padres, quienes habían querido acudir para conocer la cara de quien trabaja en la empresa que ha hecho posible este proyecto educativo. El recibimiento fue de película, tras colocarnos en el cuello un collar de margaritas y rosas, así como una pulsera con una Hoja Betel para “evitar el mal de ojo” y dar buena suerte.

LA MUJER REIVINDICA SU LUGAR EN LA SOCIEDAD

Verónica descubrió incluso una placa de inauguración, mientras que una vez dentro del aula, tuvo que ‘bendecir’ un cuadro de Vicente Ferrer, para lo cual tuvo que romper dos cocos, mediante los cuales se refleja que al salir el líquido, desaparece todo lo malo.

Al finalizar la explicación del proyecto, varias mujeres nos amenizaron con canciones feministas en las que hablaban de la importancia que se le debe dar a la mujer, debido a que, según criticaron con sus cantos, está discriminada y poco reconocida, pese a llevar todo el peso de la familia al encargarse de todas las labores del hogar.

Además, reivindicaron que la mujer debe estudiar, teniendo en cuenta que la Diosa del Conocimiento en la religión hindú es una mujer que se llama Sarasvati. Fue muy sorprendente ver cómo en un acto de bienvenida a una representante del sponsor de la escuela, estas mujeres desafiaban las normas discriminatorias de esta sociedad reivindicando su derecho a estudiar y formarse para tener una independencia económica y social, que les dé una mayor libertad.

Imagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s